Blog Las últimas noticias de Xicotepec.

Encabeza RMV CII Aniv. Luctuoso de los Hnos. Serdán

0
Encabeza RMV CII Aniv. Luctuoso de los Hnos. Serdán


⢠Hay en Puebla convicción por defender legado de Aquiles y Máximo
Serdán: Gali

⢠Entrega Ejecutivo Medalla 18 de Noviembre a Guillermo Jiménez
Morales

El Gobernador Rafael Moreno Valle encabezó la Ceremonia del CII Aniversario luctuoso
de los hermanos Aquiles y Máximo Serdán.

El Mandatario estatal hizo guardia de honor junto con los representantes de los
poderes Legislativo y Judicial, así como con familiares de los hermanos Serdán.

El Secretario de Infraestructura, Antonio Gali Fayad, quien fue el orador oficial, dijo
que en Puebla hay la convicción para defender y preservar los valores del legado de los
Hermanos Serdán, como la democracia.

Resaltó que âcon el sacrificio de Aquiles y Máximo, se instauró una nueva era
gubernamental dando paso del México dictatorial al México democráticoâ.

Afirmó que en la capital poblana, el gobierno estatal procura un especial equilibrio con
la historia, al rescatar en sus inmuebles la identidad y esencia de sus símbolos.

âUna Puebla emblemática que preserva y expresa su identidad histórica, por su
infraestructura, por sus hechos, por sus actoresâ, añadió.

En esta conmemoración, donde se entregó al ex mandatario poblano Guillermo
Jiménez Morales la medalla 18 de Noviembre por su trayectoria pública y política, Gali
Fayad subrayó que los Hermanos Serdán nos dejaron un ejemplo nacional al iniciar en
Puebla la Revolución Mexicana en 1910.

âY ahora, la democracia se manifiesta con el actual gobierno, es lo que su existencia
refrendaâ, dijo.

José Antonio Gali enfatizó que valores como la libertad, el honor, la templanza, la
participación social y la convicción por transformar con rumbo y madurez, deben
preservarse.

En su oportunidad, el ex Gobernador Guillermo Jiménez Morales agradeció al
Mandatario estatal Rafael Moreno Valle, la entrega de la presea 18 de Noviembre.

Jiménez Morales aseguró que la Revolución Mexicana es una fuerza actuante y
permanente, que se hizo fundamental en la Constitución, y se hizo gobierno en los tres
Poderes de la Unión y en los Ayuntamientos. Las ideas hacen camino y el país sigue su
marcha, dijo.

Por ello, dijo, Rafael Moreno Valle, ha señalado: âha llegado la hora de imaginar un
futuro mejor, por eso estoy comprometido moral y política a transformar a Pueblaâ.

Señaló que el Presiente Felipe Calderón Hinojosa ha expresado: âConsolidar la
democracia en lo político para asegurar su efectividad como régimen para el desarrollo
de la sociedadâ.

Finalmente, comentó que el Presidente electo Enrique Peña Nieto, ha dicho: âla causa
de la verdadera política es la transformación social. Nuestra razón de ser se encuentra
en la capacidad para transformar la calidad de vida de los mexicanos, es momento de
iniciar una nueva etapa, la del trabajo corresponsable y de unidad entorno a México.
Hagamos de nuestra pluralidad una fortaleza y una democracia de resultadosâ.
+ Leer más

Los últimos días de Venustiano Carranza

0
Los últimos días de Venustiano Carranza
Los últimos días de Venustiano Carranza

La madrugada del 7 de mayo de 1920, algo macabro se respiraba en el caserón porfiriano de la calle Lerma. La muerte se paseaba por los salones, la biblioteca y las habitaciones de la hermosa construcción de estilo afrancesado alquilada por Venustiano Carranza sólo seis meses antes.

Para el presidente de la república la situación no podía ser más dramática: la rebelión de Agua Prieta, acaudillada por Ãlvaro Obregón, Plutarco Elías Calles y Adolfo de la Huerta, se desarrollaba con fuerza incontenible en la mayor parte del territorio nacional. Era un hecho, los días del régimen carrancista estaban contados.

La noche del 6 de mayo en la casona de Lerma esquina con Amazonas había un movimiento inusitado. Carranza tomaba sus providencias para un largo viaje. Sus ayudantes subían y bajaban con papeles en mano, decenas de documentos eran archivados, se dictaban telegramas, se recibían partes militares. La víspera, el presidente había decidido evacuar la ciudad de México y marchar con todo su gobierno rumbo a Veracruz, donde intentaría recuperar el control del país como lo había hecho exitosamente en 1915. Durante algunas horas la capital fue devorada por el caos.

Desde las primeras horas del 7 de mayo, los silbatos de las locomotoras de la estación Colonia rompieron el silencio de la colonia Cuauhtémoc. A las puertas de la mansión porfiriana, la servidumbre, los curiosos, algunos partidarios y las hijas de Carranza, Virginia y Julia, despidieron al Primer Jefe. Don Venustiano las abrazó y antes de partir expresó su última voluntad: âSi por desgracia muero y me traen a México, no quiero entierro suntuoso. Que me entierren entre los pobresâ.

Carranza se veía sereno y confiado. Se preparaba, una vez más, para hacer frente a la historia. El portón de la casa fue cerrado. Estaban por cumplirse los seis meses que don Venustiano había pagado por adelantado para habitar, acompañado de su dolor, la hermosa construcción.

La noche de Tlaxcalantongo

Sin duda alguna, sabía ser âel señor presidenteâ. Desde los tiempos de don Porfirio, nadie había logrado ejercer el poder y la autoridad con la naturalidad con que lo hacía Venustiano Carranza. En su obsesión por consolidar el estado revolucionario acabó con sus enemigos y jamás le pasó por la mente la frase popular: âquien a hierro mata, a hierro muereâ.

Al acercarse la sucesión presidencial en 1920, el destino le pidió cuentas. El hombre visionario, que conocía la historia de México al detalle, no tuvo una adecuada lectura de los tiempos políticos y violentó su propia historia: impuso por todos los medios a su alcance, a un candidato civil de nombre Ignacio Bonillas cuya mejor virtud era el apodo con que se le conocía: âflor de téâ.

Una serie de desencuentros con Carranza sirvieron de pretexto a los sonorenses para desafiar al gobierno federal. El 23 de abril, de la Huerta y Calles promulgaron el plan de Agua Prieta y se levantaron en armas contra el presidente -Obregón, perseguido político del régimen carrancista, se sumó al movimiento para encabezarlo.

Si en 1913 Carranza había logrado reunir a la mayor parte de los revolucionarios en torno a su persona, en 1920 logró hacerlo pero en su contra. La rebelión se generalizó en el país entero. Grupos de todos los rincones de la república se levantaron âcomo un solo hombreâ en contra del viejo. Carranza recurrió a la historia: al igual que en 1914 intentaría establecer su gobierno en Veracruz, reorganizar a su ejército y dar nuevamente la batalla contra sus enemigos.

âTraicionado por todos sus antiguos amigos --escribió el periodista Vicente Blasco Ibáñez-- rodeado de fuerzas enemigas, cortado el camino de su retirada a Veracruz, desbandadas las tropas que aún le quedaban fieles, otro se hubiese entregado fatalistamente a su destino. Pero la principal virtud de Carranza es la tenacidad, una tenacidad vencedora del tiempo y del espacio, y despreciadora del destino. Es casi seguro que sus enemigos, infinitamente más numerosos, acabarán por prenderle. Hay que reconocer que Carranza se defiende contra la desgracia de un modo heroicoâ.

La historia le dio la espalda. Luego de varios días recorriendo los desfiladeros de la sierra de Puebla, soportando la intensa lluvia tropical, padeciendo el terrible calor y con la posibilidad de encontrar al enemigo en cualquier momento, Carranza y un pequeño grupo de leales llegó a Tlaxcalantongo. Era cerca de la media noche del 20 de mayo de 1920. Antes de conciliar el sueño pensó por última vez en la historia, en sus desconocidos designios, en sus caprichos que mueven la voluntad de los hombres. Consciente de su situación, con cierto pesimismo se le escuchó decir: âDigamos como Miramón en Querétaro: âDios esté con nosotros las próximas veinticuatro horasâ.

Cerca de las cuatro de la madrugada del 21 de mayo, un grupo de hombres armados encabezado por Rodolfo Herrero, disparó furiosamente sobre la choza donde descansaba Carranza. Don Venustiano recibió 5 tiros que le quitaron la vida luego de unos instantes de agonía.

Ante un cadáver

El cuerpo, mal embalsamado, llegó a la ciudad de México en una austera caja de madera. Eran las seis de la mañana del 24 de mayo cuando lo desembarcaron en la estación Colonia. El cadáver fue colocado en un ataúd forrado de terciopelo negro; la bandera mexicana que lo acompañaba desde Villa Juárez, Puebla --donde se realizó la autopsia--, sirvió de mortaja. Había vuelto el Primer Jefe. En la casa de Lerma, los familiares esperaban la entrega del cadáver.

Nadie daba crédito a lo sucedido: don Venustiano Carranza había caído asesinado por sus enemigos. Y aunque Obregón y Calles, jefes de la rebelión contra Carranza, se deslindaron de inmediato del crimen y ordenaron una âexhaustiva investigaciónâ, la vox populi los señalaba como autores intelectuales del magnicidio. La sala de la casona fue acondicionada como capilla ardiente --con los años, la mayoría de los Constituyentes de 1917 serían velados en el mismo sitio--. Miles de personas acudieron a despedir a don Venustiano, al Primer Jefe, al viejo de la barba florida, como le llamaban.

La gente del pueblo apenas hablaba para decir âha muerto nuestro padreâ. Afuera, sobre la calle de Lerma, se reunieron cerca de cincuenta mil personas que acompañaron el cortejo fúnebre hasta el panteón de Dolores, donde, el mismo día 24, el antiguo gobernador de Coahuila fue sepultado en una fosa de tercera clase, como había pedido a sus hijas dos semanas atrás.

Nadie reparó en ello, pero la muerte acompañó a Carranza durante los seis meses que habitó la casona de Lerma. Cuando llegó a ocuparla en noviembre de 1919, la fatalidad había tocado a sus puertas. Don Venustiano alquiló la casa unos días después del fallecimiento de su esposa, doña Virginia Salinas, ocurrido el 9 de noviembre.
Carranza se estableció en su nuevo domicilio acompañado por Julia, su hija.

Y aunque dispuso de la gran biblioteca --con sus 833 volúmenes-- e incluso acondicionó un pequeño cuarto como oficina para su secretaria, pocas horas pasó Carranza en la casa, su vida cotidiana transcurría en Palacio Nacional. Mientras lo permitieron las circunstancias políticas, Virginia, su otra hija, y su marido, el general Cándido Aguilar, lo visitaban los fines de semana y se hospedaban con el viejo. A don Venustiano poco le duró el luto y días antes de partir para Veracruz contrajo nupcias nuevamente.

No llevó a su nueva esposa a vivir a la calle de Lerma. Permaneció unos días más acompañado sólo de sus pensamientos, en la soledad de la casa. Quizá por un instante vislumbró su trágico destino y tomó una extraña decisión. Sacó de la caja fuerte de la biblioteca el plan de Guadalupe original --aquel que firmó el 26 de marzo de 1913 y con el cual se autonombró Primer Jefe de la revolución constitucionalista--, lo enrolló y lo escondió en el tubo de una de las camas de latón que había en la casa. Nadie volvió a saber del documento original hasta que fue hallado de manera fortuita, por su hija, al mover la cabecera cuarenta años después.

Pero en la casona Carraza se encargó de invocar personalmente a la muerte. A pocos días de haberla ocupado, recibió la noticia de la captura de Felipe Ãngeles. El otrora general villista colaboró con Carranza entre 1913 y 1914, pero al unirse a Villa y sobrevenir la ruptura con el Primer Jefe había firmado su sentencia de muerte. Don Venustiano sabía que Ãngeles era un hombre cabal y brillante, el último maderista; sabía que tenía en sus manos la vida del general --el indulto presidencial podía salvarlo--; y sabía que, curiosamente, su enemigo había vivido en la misma casa de Lerma durante los días de la Decena Trágica. A pesar de todo, desde la frialdad de su corazón Carranza invitó a la muerte a pasar. El 26 de noviembre de 1919, los disparos del pelotón que segó la vida de Ãngeles en Chihuahua, se escucharon hasta en los sótanos de la casa de Lerma en la ciudad de México, donde alguna vez estuvo su cuartel general.

Algo macabro se respiraba en la residencia de Lerma. El Primer Jefe abrió nuevamente la caja fuerte, pero no para sacar otro documento. Extrajo dos reliquias cívicas recuperadas en 1914, cuando triunfó la revolución constitucionalista contra Victoriano Huerta.

Al ocupar la ciudad de México, Carranza había ordenado una exhaustiva investigación para encontrar a los responsables de los asesinatos de Madero y Pino Suárez. Los huertistas no pusieron cuidado en borrar los rastros de la masacre y al abandonar la capital dejaron evidencias por todos lados. En Lecumberri fue hallada la ropa ensangrentada que Madero y Pino Suárez vestían la noche en que fueron trasladados a la penitenciaría y dos pequeños objetos amorfos identificados como âfragmentos de bala extraídos de las cabezas de Madero y Pino Suárezâ. Don Venustiano fue informado del macabro hallazgo y conservó las dos balas que mandó montar sobre una base de madera. En los momentos de reflexión, solía sacar aquel objeto fúnebre de la caja fuerte y lo observaba por horas. ¿Se veía a sí mismo con un destino semejante?

La muerte arrendó a Carranza la hermosa casa porfiriana. Paradójicamente, en los días en que fue asesinado, el contrato se venció. Se habían cumplido exactamente los seis meses que don Venustiano pagó por adelantado. La muerte se burlaba, con el tiempo su ropa ensangrentada sería expuesta junto a los fragmentos de bala que le quitaron la vida a Madero y Pino Suárez. Sin casa donde habitar, al Primer Jefe le aguardaba un nuevo domicilio: una fosa austera y solitaria en el panteón de Dolores.

+ Leer más

Batalla del 5 deMayo 150 aniversario (1862 - 2012)

0
Batalla del 5 deMayo 150 aniversario (1862 - 2012)
Batalla del 5 de Mayo.

Hoy 5 de mayo de 2012, nos preparamos para festejar el 150 aniversario de uno de los más importantes hechos de la historia de México y la estrategia utilizada por los soldados mexicanos para enfrentar a los franceses, quienes pretendían conquistar a la nación mexicana, aquellos enfrentamientos más emblemáticos en la historia del instituto armado, la Batalla de Puebla del 5 de mayo de 1862, considerada como el momento histórico de la consolidación de la nación mexicana.

A las 6 de la mañana el propio Gral. Ignacio Zaragoza sube al cerro de Guadalupe para arengar a las tropas que van a defender dicha posición, y particularmente se dirige a los hombres del 6º Batallón del Ejercito Mexicano de Oriente de esta manera: âValientes hijos de las montañas, los que aman a su patria triunfan, tengan fe, pues la patria os asiste, pelearemos contra el que osa llamarse el Primer Ejército del mundo, sin embargo como ya lo he dicho, vosotros sois los primeros hijos de Méxicoâ¦â.

La Batalla de Puebla, en la que al frente de 6 mil efectivos fue rechazado por las tropas numéricamente inferiores del general mexicano Ignacio Zaragoza, se convirtió en una afrenta contra Napoleón III y el Ejército francés hasta entonces invicto.

Suele usarse la palabra raza para clasificar a los seres humanos según sus características físicas, pero este concepto es absolutamente anticientífico, ya que sólo existe una raza humana. Todos los seres humanos somos iguales, pero lamentablemente los que tienen piel blanca siempre se han considerado superiores a los de piel obscura. Esta absurda idea fue la causa del profundo desprecio que los franceses sentían por los mexicanos. A finales de abril de 1862 el general Lorenz le envió una carta al ministro de Guerra de Francia, el mariscal Randon, en la que le pedía que le informara al Emperador Napoleón III que la victoria era segura, pues los franceses pertenecían a una raza muy superior a la de los mexicanos y no tendrían que esforzarse mucho para vencerlos. No pasaron muchos días antes de que el orgulloso general sufriera la amargura de la derrota infligida por aquellos hombres de piel morena que tanto devaluaba. Entre estos valerosos individuos se encontraban los zacapoaxtlas, indígenas del estado de Puebla que se ofrecieron como voluntarios para combatir a los invasores. Era asombroso el contraste entre un soldado francés, con elegante uniforme, botas de piel, arma de fuego, bien entrenado y sumamente disciplinado y un zacapoaxtla, vestido con sencillez, descalzo o con huaraches, luchando con machetes o lanzas, y sin la menor preparación. Mas pese a la gran superioridad militar de los franceses, los zacapoaxtlas les demostrarían que su obscura piel no los hacía seres inferiores.

México marcó para siempre la vida y la trayectoria militar del general francés Charles Ferdinand Latrille, conocido como Conde de Lorencez (1814-1892), el gran perdedor de la Batalla de Puebla, el 5 de mayo de 1862, porque en este país conoció el amargo sabor de la derrota.

Recordemos que Xicotepec también fue participe con hombres valientes que se entregaron a esta lucha para derrotar a los franceses en la batalla del 5 de mayo de 1862.

Siendo el 21 de abril de 1872.- El Gral. Miguel Negrete, instaló en Xicotepec  el servicio telegráfico, como premio y reconocimiento  a sus valientes habitantes caídos en la batalla  del 5 de mayo de 1862, por su valentía demostrada y lealtad en la lucha.


+ Leer más

Fundación de Xicotepec cumple 960 años

0
Fundación de Xicotepec cumple 960 años
Xicotepec cumple 960 años de su Fundación

Un día como hoy 18 de abril pero de 1052, Xicotepec es fundado por nuestros antepasados siendo los primeros en habitar estas hermosas tierras xicotepecanas.

Xicotepec tuvo una relativa importancia en la época prehispánica y aquí una breve descripción la podemos ver en nuestro escudo de Xicotepec
Se le atribuye su fabricación a los âToltecasâ, la interpretación de este escudo es la siguiente:

En el borde del escudo se pueden ver dos colores el gris y el amarillo, viendo la proporción de los colores notamos que el de color gris es mayor, esta zona es de una precipitación pluvial fuerte, por lo que la mayor parte del año son nublados y la parte amarilla se refiere al corto tiempo de los días de sol.

Las circunferencias de color amarillo localizadas en la parte superior del escudo, se refieren a los dioses que rigen el día, las de colores azules localizados en la parte inferior son los dioses que rigen la noche. Las 4 âHâ que están indicando la consumación de la fundación de âXicotepecâ, esto nos habla del cuarto mes, las flores están simbolizando los 21 días correspondientes al mes; las esquinas inferiores nos plasman la fundación de Xicotepec.

En el escudo tenemos el árbol de la vida de una de las cinco regiones del mundo; a la letra náhuatl que de acuerdo con la leyenda fue el enviado a castigar la rebeldía de âTepetlâ.

El águila se encuentra localizada en la cumbre del cerro, que nos habla de la profecía, del cerro se ve el nacimiento de la vida nueva a âTlahuzcalpantecuhtli, señor del lucero, del alba convertido en guerreroâ.

Se tiene también a la serpiente de luz âXiuhcoatlâ, el lucero que preside la salida del sol; la avispa productora de miel y al dios Sol.

Hoy 18 de abril, Xicotepec cumple 960 años de su fundación.

+ Leer más

Conferencia del 52° Aniversario de Xicotepec de Juárez

0
  • Publicado el: 22-03-2012
  • por:
  • en la categoria
Conferencia del 52° Aniversario de Xicotepec de Juárez

Conferencia del 52° Aniversario de la Cd. de Xicotepec de Juárez âXICOTEPEC A TRAVÃS DE LOS SIGLOSâ.

El Cronista Municipal Prof. Crispín Montoto Garrido y el Cronista Auxiliar Omar Ibarra Vargas imparten la conferencia del 52° Aniversario de la Cd. de Xicotepec de Juárez âXICOTEPEC A TRAVÃS DE LOS SIGLOSâ, en las instalaciones del DIF Municipal de Xicotepec de Juárez; dando a conocer fechas importantes de este municipio y del como ha ido evolucionando, unos de los puntos mas influyentes son estas fechas:

1162.- Los totonacas establecen en Xicotepec la capital Tucabcufi ó  Kakolún.

1325.- Invaden a Xicotepec los acolhúas, guiados por su líder Tlachotla.

1357.- El Señorío de Xicotepec pasa a pertenecer al reino acolhúa.

1536.- Se erige el primer Ayuntamiento Virreinal por el capitán Hernán López de Ãvila, el primer alcalde  fue Manuel Maldonado âEl Bravoâ.

1553.- Fundación del convento de San Juan Bautista.

1 de enero de 1570.- Fundación de San José Xicotepec, por Fray Andrés de Olmos fraile franciscano.

24 de junio de 1572.- Se concluye la construcción del primer santuario cristiano  a cargo de los frailes franciscanos  e imponen a san Juan Bautista como santo patrono.

13 de mayo 1609.- Durante la época Virreinal Alonso de Villanueva Cervantes el Alcalde Mayor de Huauchinango,  al hacer la entrega del Escudo de Armas de Xicotepec, señalaba ya a este lugar  como CIUDAD, haciendo una relación completa del significado de su jeroglífico cuyos caracteres apunto el Historiador TORRES DE MENDOZA en su obra titulada âColección de Documentos Inéditos de la Conquista de Méxicoâ. Tomo Noveno, pag., 127.

17 de enero de 1861.- Xicotepec se eleva  a la categoría de Municipalidad, según decreto emitido por el Lic. Miguel C. de Alatriste, Gobernador del Estado.

21 de abril de 1872.- El Gral. Miguel Negrete, instaló en Xicotepec  el servicio telegráfico, como premio y reconocimiento  a sus valientes habitantes caídos en la batalla  del 5 de mayo de 1862, por su valentía demostrada y lealtad en la lucha.

21 de julio 1895.- Xicotepec se eleva a la categoría de Villa cambiando su nombre a âVilla Juárezâ.

21 de marzo 1960.- Villa Juárez cambia de categoría y de nombre; pasa a ser ciudad con el nombre oficial de âXicotepec de Juárezâ, según decreto  del C. Gobernador Fausto  M. Ortega. Los Regidores que estuvieron fungiendo son: Doctor Manuel Rivera, Srta. Rosa María Gómez Tello, Presidente Municipal Manuel Ãlvarez Arroyo, Diputado del Congreso del estado Hermilo Amador, Israel Gómez y Dr. Luis Vargas, fueron los promotores de la modernización de Xicotepec dentro del s. XX.

4 de octubre 1962.- Se constituye el 18° Distrito Judicial y Rentístico, con cabecera en Xicotepec de Juárez. Se abre Oficina de recaudación de rentas y se establece el Juzgado Penal.

17 de junio de 1977.- se constituye Xicotepec como cabecera del 19° Distrito Local Electoral. Siendo la 1ra. Diputada la Profa. Raquel Olivares Yáñez en ese entonces; es por eso que la antigua calle de la estación es cambiada por laâ Av.17 de Junioâ.

Estas son las fechas que han marcado un cambio para Xicotepec así señalo el cronista municipal Crispín Montoto.

+ Leer más